El kefir, La Cura Para Problemas Intestinales

El Kéfir es un producto lácteo, que se obtiene mediante la fermentación de levaduras y bacterias. Según la procedencia de la leche utilizada en su elaboración, va a depender su valor nutricional.

El kéfir tiene gran variedad de propiedades y beneficios, son un complemento perfecto para todas aquellas personas amantes de una alimentación al estilo natural. Es un probiótico que facilita la digestión y mejora las defensas del organismo.

kefir-propiedades-y-beneficios

Deben tomarse algunas precauciones para ingerirlo, puesto que hay personas con estómagos delicados, que pueden ser intolerantes a la lactosa, o que por sus características individuales de salud, deben ser precavidos para el consumo de este producto en algunas de sus formas.

Este alimento puede prepararse en casa, introduciendo el hongo del kéfir en leche, agua o té, el cual fermenta la bebida y la enriquece con sus beneficios y propiedades, producto de la fermentación.

TOP 3 Productos Mejor Valorados

¿Qué es el Kéfir? ¿Cuál es su origen?

El kéfir es una bebida fermentada que se usa desde muy antiguo, pero en los últimos tiempos se ha conocido a nivel mundial por sus múltiples beneficios y propiedades.

En el kéfir se han identificado diferentes microorganismos, entre los que se encuentran bacterias y levaduras u hongos.

El kéfir procede de la región de la cordillera del Cáucaso, entre Europa del Este y Asia Occidental. Históricamente hablando, el kéfir era conocido entre los musulmanes y le atribuían potestades religiosas.

Kefir-que-es-y-su-origen

En aquellos tiempos, los pobladores del Cáucaso, preparaban un néctar con leche, llamado ayrag o kumis, en odres de piel de cabra que jamás se enjuagaban.

Mientras este líquido fermentado se consumía, le agregaban más leche fresca, hasta que se dieron cuenta de que la leche nueva en contacto con la corteza del interior del odre, producía una bebida mejor que la original, fue entonces a la que llamaron kéfir.

La palabra proviene del turco keif y significa sensación de bienestar después de beber el mencionado néctar.

Tipos de Kéfir

Se conocen 3 tipos de kéfir: de leche, de agua y de té o Kombucha, diferentes opiniones consideran que el de agua es mejor que el de leche, pero el más extendido y conocido es el kéfir de leche, pudiendo ser kéfir de cabra, de vaca o de oveja.

Todos son el mismo Kéfir, con la misma microflora, adaptados a medios diferentes, sus beneficios son los mismos.

El kéfir de leche fermenta la leche mediante una reacción lacto-alcohólica, por lo tanto anaeróbica; la lactosa de la leche se transforma en ácido láctico y produce anhídrido carbónico y alcohol.

Al kéfir de agua se le agrega azúcar para que se produzca la fermentación. Así, las personas veganas pueden beneficiarse. El kéfir de agua queda como agua carbonatada y el de leche queda como leche agria o ácida.

Las Auténticas Propiedades y Beneficios del Kéfir ¿Para que sirve?

La composición bacteriana del kéfir es lo que lo hace singular en un mundo de alimentos fermentados que, entre otros beneficios hacen de éste, un ingrediente importante para una alimentación sana y más.

propiedades-del-kefir

Dentro de los beneficios y propiedades del kéfir, destacan los siguientes:

  • Calcio, proteínas, vitamina del grupo B.
  • Se reduce el contenido en lactosa, transformándola en ácido láctico y evitando intolerancias
  • Mantiene el equilibrio de la flora intestinal
  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Estudios han demostrado su efecto anticancerígeno
  • Combate la hipertensión arterial
  • Los problemas de estreñimiento o diarrea mejoran en función del tiempo que se hayan dejado los gránulos en la leche: 24 horas, la leche kefirada ejerce un ligero efecto laxante. Si se deja más tiempo, se va volviendo astringente
  • Reduce niveles de endotoxinas (sustancias nocivas que causan inflamación del organismo)
  • Mejora la permeabilidad intestinal, dando paso a sustancias beneficiosas, y frenando las perjudiciales, si además añades aloe vera mejorarás el estreñimiento
  • Científicamente se vio mejora de una enzima en el cerebro, importante para el sistema nervioso
  • Menor riesgo a diábetes y obesidad
  • Ayuda al tratamiento de la inflamación intestinal (colitis ulcerosa)
  • Antibiótico natural sin efectos secundarios
  • Disuelve piedras de vesícula y cálculos renales
  • Limpia el cuerpo de sales, metales pesados y bebidas alcohólicas
  • Limpia el cuerpo de antibióticos químicos
  • Contribuye al tratamiento de gastritis, pancreatitis, úlceras
  • Prevención y tratamiento de cáncer de colon
  • Contribuye a la cura de enfermedades como candidiasis, psoriasis, artritis, enfermedades pulmonares, hepatitis, parodontosis
  • Regula niveles de glucosa y lípidos en sangre
  • Tiene propiedades antioxidantes que retardan el envejecimiento
  • Disminuye los efectos nocivos de los medicamentos
  • Es detoxificador del organismo
  • Contribuye al tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad
  • Regula el sistema nervioso, mejora la atención y concentración
  • Ayuda al tratamiento de la depresión y trastornos del sueño
  • Además, el kéfir cuida el cuerpo por dentro y por fuera, pues se utiliza como mascarillas para el rostro, manos, pies, cabello, leches limpiadoras e hidratantes. Ayuda al tratamiento de problemas cutáneos como eccemas y acné.

¿Cómo te has quedado? ¿Sabías la cantidad de beneficios que nos puede aportar el kéfir a nuestro organismo?

¿Cómo tomarlo?

Muchas recetas usan el kéfir para elaborar cremas para untar, quesos y ensaladas. El kéfir tiene un sabor más ácido que el yogur y una textura más líquida, por lo que se suele beber.

kefir-de-agua

El sabor se puede suavizar agregándole miel, azúcar o edulcorantes. También se puede combinar con cereales, frutos secos o frutas. Se puede tomar después de consumir sopas o cremas.

El kéfir no se limita al uso doméstico, grandes cocineros han aprovechado sus bondades utilizándolo en su cocina como propuesta gastronómica.

Se usa combinándolo con vinagreta de remolacha y calabaza, remolacha encurtida, hongo kéfir y ajo negro, en fin, es un producto gourmet.

¿Cómo hacer Kéfir desde cero?

Elaboración del kéfir

  1. En un frasco de vidrio se mezclan 60 gr de gránulos con un litro de leche a temperatura ambiente (20 ºC es lo ideal)
  2. Se dejan macerar ambos ingredientes 24-36 horas en un lugar oscuro
  3. El líquido obtenido, denominado leche kefirada, es una bebida alcohólica de baja graduación (menos del 1%), carbonatada, de consistencia similar al yogur
  4. Cumplido este proceso, se cuela el líquido obtenido. Los gránulos pueden volver a mezclarse con leche para repetir el proceso

Consejos

El kéfir debe sumergirse en leche entera (no desnatada o semidesnatada), pues el cultivo puede deteriorarse. Hay casos en los cuales el kéfir se prepara en leches desnatadas o semidesnatadas; de hacerlo así, es necesario alternar su cultivo con leche entera.

consejos-sobre-el-kefir

Si el frasco donde se prepara el kéfir se cierra herméticamente, debe dejarse libre la tercera parte del mismo, ya que durante el proceso de fermentación se produce una presión de gas, la cual aumenta en la medida que también aumenta la temperatura.

Si no se cierra sino que se cubre con un trozo de tela atado con un cordel, el frasco puede llenarse más, ya que así se permite la salida del gas. De ser posible, se recomienda removerlo cada 8 horas.

La forma más aconsejable de preparar kéfir, es utilizando envases que no sean de aluminio, puesto que este material puede transmitir partículas nocivas. El vidrio es el material que, por excelencia, se considera el más higiénico y recomendable para envasar alimentos.

Para un kéfir más liquido se le agrega más leche, para uno más espeso se le agrega más gránulos

El tiempo de fermentación varía según la temperatura ambiente, y la cantidad de leche y gránulos que se llevan al procedimiento.

El kéfir obtenido tiene consistencia parecida a la de los yogures, su sabor es más ácido y su textura más suave. Es una bebida alcohólica de baja graduación. Se puede endulzar agregando azúcar, edulcorante, miel o canela, después de haber colado los gránulos para no interferir en la fermentación.

Cómo conservarlo

En la nevera (3-5ºC):

  • Puede conservarse en leche fresca dentro de la nevera, así se mantiene hasta dos semanas.
  • Se puede cambiar la leche cada dos semanas para alimentar el cultivo.
  • Después de lavarse con agua libre de cloro, puede conservarse en un recipiente con agua potable y azúcar en el refrigerador 7-10 días. Este modo de conservación requiere que los gránulos sean dejados en leche durante 2-3 días cuando se desee volver a fermentarlos.
kefir-vs-yogur

En el congelador:

  • Después de lavar los gránulos y escurrirlos, se pueden guardar en una bolsa plástica o recipiente con tapa y conservarlos en el congelador durante mucho tiempo.
  • Al momento de descongelar, se prepara kéfir en leche durante 3 días para reactivar los gránulos. Este kéfir no se consume, sino cuando se utilicen los gránulos una segunda vez después de haberlos descongelado.

Deshidratado:

  • Después de haber lavado los gránulos con agua potable, se extienden sobre papel absorbente en un ambiente fresco, removiéndolos periódicamente hasta que su apariencia se cristalice.
  • Según la ventilación, temperatura y humedad del lugar donde están expuestos los gránulos, el proceso de deshidratación durará 3-5 días.
  • Ya deshidratados pueden conservarse a temperatura ambiente, en la nevera o en el congelador 2-3 meses.
  • Para volver a hidratarlo, los gránulos de kéfir se introducen en leche durante 2 semanas, removiéndolos periódicamente. Cumplido este procedimiento, se puede volver a preparar kéfir como de costumbre.

Valor Nutricional

El kéfir posee minerales como calcio, magnesio y fósforo; tiene aminoácidos esenciales como el triptófano y algunas proteínas digeribles fácilmente. Igualmente contiene vitaminas B1, B5, B9, B12, biotina, y vitamina K. Durante su proceso de fermentación, se concentra la enzima β-galactosidasa y disminuye la lactosa.

Precauciones antes de tomar y contraindicaciones

Sus beneficios superan sus contraindicaciones y efectos secundarios. En general cualquier persona sana no tiene problema en su consumo habitual. Pero  no todos toleran este alimento, los efectos adversos se dan más en el kéfir casero, pues suele estar más concentrado.

precauciones del kefir

Personas con estómagos sensibles

Pueden presentar diarrea, malestar abdominal o hinchazón abdominal. Si pasa esto, con retirar este alimento, es suficiente.

Precaución si se siguen tratamientos con inmunodepresores

Estos disminuyen la acción de sistema inmunológico. Tales fármacos se suelen prescribir en caso de trasplantes para evitar el rechazo del cuerpo, igual que en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide.

Es mejor no tomarlo porque el kéfir contiene bacterias y levaduras vivas, el sistema inmunológico controla las bacterias y levaduras que entran en el cuerpo para prevenir infecciones.

Si se está tomando un medicamento que disminuye la acción del sistema inmunológico, y al mismo tiempo se están ingiriendo bacterias y levaduras, podrían presentarse efectos tales como mayor probabilidad de contraer infecciones.

Candidiasis

Si se ha padecido de infecciones por levaduras u hongos, la ingestión de kéfir contiene levaduras que combaten las levaduras patógenas, pero puede no sentar bien a personas que presentan sensibilidad a las levaduras.

Es recomendable antes de tomar kéfir, consultar al médico.

Precauciones generales

  • El nutricionista debe supervisar el consumo de kéfir en caso de patologías digestivas.
  • No se debe ingerir si se percibe un olor desagradable.
  • Se debe usar siempre los gránulos madre con garantía de calidad, procedencia y cultivo.
  • La congelación provoca pérdida de gran parte de las colonias de microorganismos beneficiosos.

Kéfir Vs. Yogur

El kéfir tiene cierta similitud al yogur, pero no es un yogur. Aunque es leche fermentada, la diferencia está en que para la elaboración del kéfir, se le agrega a la leche un producto fermentado vivo: los nódulos o gránulos de kéfir. Estos contienen caseína coagulada, levadura y bacterias.

kefir-con-yogur

Hay dos tipos de fermentación, la alcohólica y la láctea, las bacterias son las responsables de esto. En la fermentación alcohólica, el kéfir adquiere cierta efervescencia que el yogur no tiene.

Aparte de esto, los gránulos del kéfir se alimentan del azúcar de la leche sin mezclarse con esta, cosa que sí sucede con el yogur.

El kéfir tiene mayor variedad de microorganismos probióticos, algunos de ellos compartidos con el yogur, el cual suele aportar solo un tipo de bacilos o bacterias. El yogur es más suave que el kéfir, cuya acidez se puede aligerar dejando la leche menos tiempo en contacto con el kéfir.

Productos relacionados con el kefir y yogur

Palabras Finales

Como habrás podido observar el kéfir es un superalimento que deberías empezar a incorporar a tu alimentación, aumentando tu bienestar general y sobre todo intestinal, gracias a las increíbles propiedades bacterianas que aporta a nuestro organismo. Te aconsejamos que visites el artículo de moringa, conocido como el árbol de la vida.

Lo mejor de todo es que hay distintas formas de tomarlo como habrás visto, ya sea kéfir de agua, de leche o yogur y con té. Aumenta la frecuencia de su consumo, pero tómalo con moderación ya que la dosis hace el veneno.

Nos encantaría que compartieses este artículo con tus amigos por las redes sociales y que nos dejases un comentario que te a parecido.

Deja un comentario